EL COLMO… Una familia rusa paga por una cirugía plástica a su perro para que se parezca a “MILO”, el perro de “La Máscara”.

0

El colmo: una familia rusa llevó a su perro al veterinario a que le hicieran una cirugía plástica porque no les gustaba su aspecto. El perrito, un hermoso Jack Russell que vive con Marina Esmad y su familia, fue sometido a una cirugía innecesaria, pues a sus humanos no les gustaba la forma de sus orejas, pues querían que se pareciera más a Milo, ya saben, el perro de La Máscara.

Así que después de notar que las orejas del perrito crecían hacia atrás, la familia inicialmente tomó cartas en el asunto e, ignorantemente, colgaron en sus orejas pesas, y pusieron pegamento, para así cambiar su forma.

Sin embargo, al ver que no funcionó, decidieron recurrir a un experto para someterlo a cirugía.

“Notamos, después de un mes, que algo estaba mal con sus orejas. Decidimos que lo arreglaríamos con una cirugía. Al principio intentamos con pegamento, parches y monedas en sus orejas, pero no funcionó. El perro, obviamente, se sentía incómodo”.

“En una reunión familiar decidimos que la cirugía era la mejor opción. El doctor intentó persuadirnos para no hacerlo, pero creemos que de esa manera se verá más estético.

“Queremos que se reproduzca, pero con sus orejas feas no encontramos a nadie que quisiera cruzarlo. Además, nos gustaría llevarlo a concursos para perros. Ahora todo es mejor”.

¿No le encontraban pareja por culpa de sus orejas? Eso es muy tonto, pero verdadero, mucha gente prefiere cruzar a sus perros con otros que sean perfectamente estéticos, es la realidad.

El cirujano veterinario, Andrey Mezin, intentó persuadirlos, pero la familia estaba tan determinada que prefirió ser él quien realizara la operación:

“Estas personas contactaron a la clínica para saber si algún veterinario podría acomodar las orejas de su perro. No creemos que esta cirugía esté justificada, pero ellos estaban tan convencidos de que su perro no lucía bien, que insistieron demasiado.

“Se le hizo la cirugía. Cortamos el cartílago y de esa manera logramos que la oreja cayera. El dueño insistió incansablemente pues quería que fuera un perro de concurso. En esas competiciones los perros deben cumplir con criteria muy estricta, dependiendo de su raza. El perro lucía como su raza, excepto por sus orejas y, debido a eso, nunca pudo ganar un concurso”.

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here

*